miércoles, 14 de noviembre de 2012

Se rompió el patrón!!


“Si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede desmentirse a sí mismo.”

2 Timoteo  2:13



 La fidelidad muchas veces va relacionada con lealtad, en honrar un compromiso contraído, por ejemplo un empleado es fiel cuando cumple a cabalidad sus deberes. La fidelidad también está relacionada con los sentimientos, como cuando se habla del perro fiel o en la fidelidad conyugal la pareja se prometen una lealtad incondicional.

La fidelidad terrenal está condicionada a circunstancias que estén o no fuera de nuestro control.  En nosotros hay variación, nuestros sentimientos y acciones están condicionados.  Cuántas veces hemos prometido y no cumplimos?  Amamos si nos tratan bien pero si nos fallan o nos ofenden retiramos el afecto, perdonamos peeerooo "no olvidamos", ayudo al que me ayuda o al que me cae bien, saludo si me saludan, cumplo con mis deberes como empleado mientras las condiciones laborables me convengan, mi  perro me es fiel mientras vida tenga y qué decir sobre la debilidad de la fidelidad conygal? Uff no quiero entrar en ese tema.  Inclusive cuando firmamos un voucher de tarjeta de crédito estamos prometiendo que pagaremos y a veces no pagamos como es debido. Definitivamente la fidelidad terrenal no es perfecta.

En cambio, la fidelidad de Dios es plena, porque El es inmutable, Dios es el mismo ayer, hoy, mañana y siempre, tampoco pone condicionamientos para ser quien es. En Isaías 54:10 nos dice  "Las montañas podrán cambiar de lugar, los cerros podrán venirse abajo, pero mi amor por ti no cambiará" en Dios no hay sombra de variación, El no deja de amarme porque yo no lo ame, El no me da la espalda cuando yo se la doy.  Dios cumple sus promesas.  Prometió a Noé no destruir el mundo con otro diluvio, prometió a Josué que estaría con él donde quiera que fuera, prometió a Abraham una tierra nueva y descendencia tan grande como el firmamento, a Israel le prometió enviarle un Salvador y cumplió.


De verdad-de verdad su fidelidad me impresiona, nunca me ha dejado sola y sé que nunca lo hará, esto para mí no tiene lógica, no tiene comparación y aunque parezca fuera de contexto solo me llega a la mente mi bachata favorita ("El molde" de Joe Veras) cuando dice "rompieron el patrón... O lo tiraron al mar" porque fidelidad como la de Dios no he visto, no tiene comparación.   Por eso es que creo y me fío en sus promesas de que El es mi pronto auxilo en las tribulaciones, que me ama, me perdona, creo en su misericordia, creo en que me fortalece, creo que El me salva y que me guía,.

Ok `toy clara en que su fidelidad es incomparable, pero esto no es excusa para que no me esfuerce. Como hija obediente de los preceptos de un Padre fiel, puedo mejorar la condición terrenal de mi fidelidad en mi matrimonio, en mis relaciones interpersonales, en mi trabajo y en mis convicciones.

Oración
Padre celestial gracias por tu fidelidad y porque puedo confiar en ti sin reservas ni limitaciones. Por acción de tu Santo Espíritu enséñame a ser verdaderamente fiel contigo y, conforme a tu voluntad, serlo también con mi pareja, mi familia, mi trabajo, mis amigos y comunidad, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Práctícalo
¿Eres fiel a tus compromisos, en tus relaciones y con Dios mismo? 
¿Pueden los demás confiar en ti?
A medida que cumples los preceptos de Dios así mismo serás tu fidelidad.

Inspirate en su Palabra


 Deuteronomio 7:9  Reconoce, pues, que el SEÑOR tu Dios es Dios, el Dios fiel, que guarda su pacto y su misericordia hasta mil generaciones con aquellos que le aman y guardan sus mandamientos.

Deuteronomio 32:4 ¡La Roca! Su obra es perfecta, porque todos sus caminos son justos; Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El.

 1 Tesalonicenses 5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Génesis 28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.

 2 Crónicas 6:14 dijo: Oh SEÑOR, Dios de Israel, no hay Dios como tú ni en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y muestras misericordia a tus siervos que andan delante de ti con todo su corazón;

Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. 



jueves, 6 de septiembre de 2012

Salga Pato o Gallareta


"Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de tus manos. Pero aun si nuestro Dios no lo hace así, has de saber que no honraremos a tus dioses ni adoraremos tu estatua."(Daniel 3:17-18)

 Woooowww!!!  Esto es fe.  El rey Nabucodonosor les amenaza con lanzarlos a un horno en llamas y ellos se mantienen firmes en obedecer los mandatos del Señor.  Estos tipos son arretao´ sí, porque, hello?! Es un horno ardiente que les espera con las "llamas" extendidas, no una calurosa tarde de verano en la que ni se te ocurre comerte una batata asá.  Ellos no sabían si Dios les iba a librar del fuego, es como si en buen dominicano ellos le dijeran al rey "Salga pato o gallareta* me voy con Dios y no contigo".  Definitivamente su actitiud me hace cuestionar mi fe.
Y qué decir de Noé? El pobre, yo me imagino las burlas que debió soportar al construir una mega barca porque venía un diluvio mientras que el resto del pueblo gozaba un lindo día sin pronósticos de lluvia.  
Y Abraham?  Ese sí que fue un vacano, dejar su tierra y salir a caminar sin saber para dónde iba  (Mi mente de cacaíto ahora entiende la frase de Francisco Sanchís "No sé para dónde voy, pero sé que-voy-a-lle-gar") Cómo le iba a explicar a Sara, su esposa, que Dios le prometió una gran descendencia pero le pide que ofrezca en sacrificio a su niñito anhelado?    Lo mejor que hizo fue agarrar su muchacho y su macuto y coger para el monte callaíto.
Y Moisés? Cuánto me gustaría ver su reacción cuando Dios le dijo que extendiera su brazo para partir en dos el Mar Rojo.  Yo tengo mis reservas acerca de que él era tartamudo; mas bien pienso que era tímido o de pocas palabras, pero en ese momento no dudo que se fajara a gaguear.
Y María?  Una joven humilde, de familia, iba a quedar embarazada, dar a luz y criar al Salvador, al Rey de Reyes? Supongo que para esa época lo más atrevido que hacían los novios era tomarse de la mano. 
Todos son mi inspiración y ejemplo de fe, tenían la seguridad de que recibirían lo que esperaban a pesar de lo ilógico que pareciera la promesa!  Pero? y Pablo, Juan el Bautista, los Apóstoles, los discípulos y otros más?  Fueron encarcelados y perseguidos hasta la muerte, algunos no vieron sus promesas cumplidas y sin lugar a dudas eran hombres de fe.   
Me doy cuenta que fe no necesariamente tiene que ver con mi éxito en alcanzar lo que espero.  Por ejemplo, Pedro tuvo fe al saltar de la barca cuando Jesús le invitó a caminar sobre el agua, más sin embargo se hundió. El esperaba caminar con Jesús sobre el mar pero Jesús quería enseñarle que si apartaba la mirada de El y se enfocaba en la tormenta no podría seguir.  El plan de Jesús era más grande que el de Pedro.  
Y Jesucristo?  El pidió a Dios que apartara ese cáliz que iba a beber, y entonces? Tenía o no tenía fe?  "Por supuesto que claro que sí"!!! En la misma oración le dijo a Dios "Que se haga tu voluntad, no la mía" y se entregó a una muerte de cruz teniendo en cuenta que Dios había dispuesto algo mejor para nosotros. 

Acerca de ellos  los que terminaron sufriendo y sin ver sus promesas Hebreos 11:39-40 dice:

"Sin embargo, ninguno de ellos recibió lo que Dios había prometido, aunque fueron aprobados por la fe que tenían;  porque Dios, teniéndonos en cuenta a nosotros, había dispuesto algo mejor, para que solamente en unión con nosotros fueran ellos hechos perfectos."

He ahí la perfección, hay que ampliar la mirada.
Estos hombres y mujeres, Héroes de la fe, aceptando la voluntad de Dios obedecen su llamado, se ponen en marcha a pesar de todas las adversidades y confían en que Dios tiene un mejor plan.  Así que Fe es mucho más complejo que ser positivo y emprender el camino, va más allá de estar segura de que recibiré lo que yo en mi limitación humana espero. 

No sé cómo explicarlo pero el día que reconocí a Dios como mi Señor, El puso en mi corazón la convicción de que todo estaría bien aunque llegara el fin del mundo y que sus planes son mejores que los míos, le doy gracias por eso; y si me preguntan lo que es fe, mi respuesta será:  Fe es entregar mi voluntad y aceptar la de Dios así salga pato o gallareta.

Oración.  
Amado Padre te pido que aumentes mi fe y que guiada por tu Santo Espíritu obedezca tu llamado y cumplir con la misión que me encomiendas confiada en que tu plan es mejor y más grande que el mío aún a pesar de las adversidades que pueda tener y que pueda aceptar tu voluntad de todo corazón.  Te lo pido en nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, quien vive y reina por los siglos de los siglos, amén.

Practícalo

Cuando tus planes no salgan conforme a lo que esperas no pierdas la fe, amplia tu horizonte y piensa en que hay un plan mayor ya sea para ti o alguien más y acepta con confianza la voluntad de Dios. Animo!


Citas de referencia

Hebreos 11:3  "Por fe sabemos que Dios formó los mundos mediante su palabra, de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse"

Mateo 17:20 "Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible".

 Romanos 8.28 "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados."

Hebreos 11:6 "Pero es imposible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan".




*Salga pato o gallareta
Expresión alusiva a realizar algo sin opción o alternativa en cuanto a su resultado; salga lo que saliere (JFS)


sábado, 10 de marzo de 2012

Ganar / Ganar


No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros. (Filipenses 2:3-4, DHH)

Participaba en un taller de solución efectiva de conflictos formaron parejas e hicieron una dinámica, nos dieron instrucciones de que uno cerrara el puño y el otro tratara de abrirlo, con esto querían demostrar que bajo cualquier situación se podía formar un conflicto y vaya que lo fue. Al cabo de unos minutos estaban forcejando unos con otros cual Jack Veneno y Relámpago Hernández, se armó tremendo desorden, la tranquilidad de hacía unos minutos había quedado en el olvido. 

Todos querían ganar... Pero ganar qué? Qué beneficio recibiría el del puño cerrado y el que trataba de abrirla? Nada. La mano estaba vacía.  Simplemente el orgullo de ganar.

Igual pasa en nuestros tiempos.  Luchamos por ganar: Un parqueo, el turno en el salón, nos colamos en la fila, si participamos de un banquete queremos ser los primeros en servirnos para no quedarnos sin comer, cuando participamos en retiros buscamos la mejor cama y ni hablar de situaciones que involucren dinero. A toda costa buscamos siempre nuestro propio beneficio y nos olvidamos del de los demás, lo que como consecuencia trae el desorden, falta de armonía y paz en nuestras relaciones de trabajo, comunidad, estudios, iglesia, etc. No tenemos caracter de siervos.

El la cita bíblica de referencia Pablo nos dice que para que haya armonía debemos buscar no tan solo nuestro propio beneficio sino también el de los demás. El versículo 3 nos invita que consideremos a los demás como mejores que nosotros mismos. Para esto es necesario una gran dosis de humildad, tener el mismo sentir de Cristo, ya que esto no es que seamos inferiores sino que es un reto a que seamos como Cristo quien no se aferró a su condición divina y humildemente lo entregó todo para beneficiarnos a nosotros. 


Definitvamente es un plan mayor. No se trata de tu éxito o el mío sino de un éxito superior.  Cristo al ceder su divinidad perdió? No!! Ganó la exaltación divina por todos los siglos y nosotros la salvación.  La armonía en nuestras relaciones y proyectos depende de cuánto estemos dispuestos a entregar por los demás. Busquemos ganar pero ganar el Reino de Dios.

Oración  
Señor, hazme un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo armonía,
donde haya error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo
esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo la luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
Oh, Señor, que no me empeñe tanto
en ser consolado como en consolar,
en ser comprendido,
como en comprender,
en ser amado, como en amar;
porque dando se recibe, olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
muriendo se resucita a la vida .
Amén.


Reflexión
1-      Busco mi propio bien antes que el de los demás?
2-      Analiza cuáles son tus verdaderas intenciones al ayudar y servir a los demás.

Practícalo
Estudia sobre el carácter generoso de Cristo e identifica cómo puedes, con pureza de intención ayudar o servir a alguien.

Versículos de apoyo.

Romanos 15:1 Así que, nosotros los que somos fuertes, debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no agradarnos a nosotros mismos.
Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.
Colosenses 3:12 Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia;
1 Pedro 3:8 En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde;


miércoles, 15 de febrero de 2012

Recordar es vivir


Es que tienen ojos, pero no ven, y oídos, pero no oyen? ¿Acaso no recuerdan? Cuando partí los cinco panes para los cinco mil, ¿cuántas canastas llenas de pedazos recogieron?”   Marcos 8:18-19 (NVI)
Era cerca de las tres de la madrugada, estaba sorprendida.  Mi niña de 5 años,  quien sufre de asma, luego de un tratamiento médico por más de un año y a tan solo una semana de haber sido internada en la clínica, volvió a recaer. Nada más dije y 'quejeto'? Señor no me vas a dar un break?" Y de pronto la angustia, incertidumbre, pesamientos pesimistas y negativos me invadieron.  Una actitud nada positiva.

En el evangelio Marcos 8, 14-21, a los discípulos se les presentó un problema y reaccionaron tal como lo hacemos nosotros hoy en día, y Jesús (inteligente al fin) les cuestiona y les hace reflexionar sobre su actitud ante las circunstancias adversas.  Ellos se embarcaron y se les olvidó llevar el pan, solo tenían uno.  Cuántas veces nos damos cuenta en nuestra existencia que nos falta algo? Salud, dinero, amistad, paz, recursos, que no tenemos nada o no es suficiente lo que tenemos.

Los discípulos se quejan de la situación.  Igual nosotros, muchas veces nos quedamos estancados mirando la dificultad, sorprendidos, impotentes, sin ningún lugar pa’onde coger, y por qué no? Hasta nos enojamos con Dios y se nos olvida que siempre está con nosotros y cuestionamos por qué que nos ha dejado solos, sin respuesta y sin solución? Simplemente nos quedamos ahí mirando el problema y se nos olvida todo.

Muchas veces somos tan ciegos y sordos como los discípulos. Jesús les hace Recordar el milagro que ellos mismos presenciaron anteriormente (17-20); y ahí está la clave! Debemos traer al presente las maravillas que el Señor ha obrado en nuestras vidas en otros tiempos y esto nos dará el aliento para seguir adelante, fortalecer nuestra confianza, nos ayuda a reanimar nuestra fe y a mantener la esperanza viva en medio de la adversidad.  

Los problemas de ayer son los problemas de hoy. En este pasaje bíblico observamos que a los discípulos les faltó el alimento por tercera vez, del mismo modo en la actualidad tendremos problemas tras problemas, pero no podemos olvidar recordar que si Jesucristo pudo obrar ayer puede hacerlo ahora porque no hay nada imposible para Dios.

 Oración.   Señor que en medio de la prueba pueda yo recordar las bendiciones, gracias y maravillas que has obrado en mí, ayúdame a confiar verdaderamente en ti cada día más.  Te lo pido en divino nombre de Jesucristo quien vive y reina por siempre, amén.

Reflexión
¿En mis momentos difíciles he recordado las bendiciones de Dios o me encierro en mis sentimientos y pensamientos negativos?

Practícalo
-          Se te olvidan sus bendiciones? Haz una lista de las veces en que el Señor ha obrado en tu vida.
-          Estudia e investiga los milagros del Señor a través de los tiempos en el AT y el NT

Versículos de apoyo
 1 Crónicas 16:12 “Recordad las maravillas que El ha hecho, sus prodigios y los juicios de su boca”
Salmos 77:5 He pensado en los días pasados, en los años antiguos”
Salmo 103:2 “Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios”
Salmos 143:5 Me acuerdo de los días antiguos, en todas tus obras medito, reflexiono en la obra de tus manos.