miércoles, 14 de noviembre de 2012

Se rompió el patrón!!


“Si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede desmentirse a sí mismo.”

2 Timoteo  2:13



 La fidelidad muchas veces va relacionada con lealtad, en honrar un compromiso contraído, por ejemplo un empleado es fiel cuando cumple a cabalidad sus deberes. La fidelidad también está relacionada con los sentimientos, como cuando se habla del perro fiel o en la fidelidad conyugal la pareja se prometen una lealtad incondicional.

La fidelidad terrenal está condicionada a circunstancias que estén o no fuera de nuestro control.  En nosotros hay variación, nuestros sentimientos y acciones están condicionados.  Cuántas veces hemos prometido y no cumplimos?  Amamos si nos tratan bien pero si nos fallan o nos ofenden retiramos el afecto, perdonamos peeerooo "no olvidamos", ayudo al que me ayuda o al que me cae bien, saludo si me saludan, cumplo con mis deberes como empleado mientras las condiciones laborables me convengan, mi  perro me es fiel mientras vida tenga y qué decir sobre la debilidad de la fidelidad conygal? Uff no quiero entrar en ese tema.  Inclusive cuando firmamos un voucher de tarjeta de crédito estamos prometiendo que pagaremos y a veces no pagamos como es debido. Definitivamente la fidelidad terrenal no es perfecta.

En cambio, la fidelidad de Dios es plena, porque El es inmutable, Dios es el mismo ayer, hoy, mañana y siempre, tampoco pone condicionamientos para ser quien es. En Isaías 54:10 nos dice  "Las montañas podrán cambiar de lugar, los cerros podrán venirse abajo, pero mi amor por ti no cambiará" en Dios no hay sombra de variación, El no deja de amarme porque yo no lo ame, El no me da la espalda cuando yo se la doy.  Dios cumple sus promesas.  Prometió a Noé no destruir el mundo con otro diluvio, prometió a Josué que estaría con él donde quiera que fuera, prometió a Abraham una tierra nueva y descendencia tan grande como el firmamento, a Israel le prometió enviarle un Salvador y cumplió.


De verdad-de verdad su fidelidad me impresiona, nunca me ha dejado sola y sé que nunca lo hará, esto para mí no tiene lógica, no tiene comparación y aunque parezca fuera de contexto solo me llega a la mente mi bachata favorita ("El molde" de Joe Veras) cuando dice "rompieron el patrón... O lo tiraron al mar" porque fidelidad como la de Dios no he visto, no tiene comparación.   Por eso es que creo y me fío en sus promesas de que El es mi pronto auxilo en las tribulaciones, que me ama, me perdona, creo en su misericordia, creo en que me fortalece, creo que El me salva y que me guía,.

Ok `toy clara en que su fidelidad es incomparable, pero esto no es excusa para que no me esfuerce. Como hija obediente de los preceptos de un Padre fiel, puedo mejorar la condición terrenal de mi fidelidad en mi matrimonio, en mis relaciones interpersonales, en mi trabajo y en mis convicciones.

Oración
Padre celestial gracias por tu fidelidad y porque puedo confiar en ti sin reservas ni limitaciones. Por acción de tu Santo Espíritu enséñame a ser verdaderamente fiel contigo y, conforme a tu voluntad, serlo también con mi pareja, mi familia, mi trabajo, mis amigos y comunidad, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Práctícalo
¿Eres fiel a tus compromisos, en tus relaciones y con Dios mismo? 
¿Pueden los demás confiar en ti?
A medida que cumples los preceptos de Dios así mismo serás tu fidelidad.

Inspirate en su Palabra


 Deuteronomio 7:9  Reconoce, pues, que el SEÑOR tu Dios es Dios, el Dios fiel, que guarda su pacto y su misericordia hasta mil generaciones con aquellos que le aman y guardan sus mandamientos.

Deuteronomio 32:4 ¡La Roca! Su obra es perfecta, porque todos sus caminos son justos; Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El.

 1 Tesalonicenses 5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Génesis 28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.

 2 Crónicas 6:14 dijo: Oh SEÑOR, Dios de Israel, no hay Dios como tú ni en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y muestras misericordia a tus siervos que andan delante de ti con todo su corazón;

Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.