miércoles, 15 de febrero de 2012

Recordar es vivir


Es que tienen ojos, pero no ven, y oídos, pero no oyen? ¿Acaso no recuerdan? Cuando partí los cinco panes para los cinco mil, ¿cuántas canastas llenas de pedazos recogieron?”   Marcos 8:18-19 (NVI)
Era cerca de las tres de la madrugada, estaba sorprendida.  Mi niña de 5 años,  quien sufre de asma, luego de un tratamiento médico por más de un año y a tan solo una semana de haber sido internada en la clínica, volvió a recaer. Nada más dije y 'quejeto'? Señor no me vas a dar un break?" Y de pronto la angustia, incertidumbre, pesamientos pesimistas y negativos me invadieron.  Una actitud nada positiva.

En el evangelio Marcos 8, 14-21, a los discípulos se les presentó un problema y reaccionaron tal como lo hacemos nosotros hoy en día, y Jesús (inteligente al fin) les cuestiona y les hace reflexionar sobre su actitud ante las circunstancias adversas.  Ellos se embarcaron y se les olvidó llevar el pan, solo tenían uno.  Cuántas veces nos damos cuenta en nuestra existencia que nos falta algo? Salud, dinero, amistad, paz, recursos, que no tenemos nada o no es suficiente lo que tenemos.

Los discípulos se quejan de la situación.  Igual nosotros, muchas veces nos quedamos estancados mirando la dificultad, sorprendidos, impotentes, sin ningún lugar pa’onde coger, y por qué no? Hasta nos enojamos con Dios y se nos olvida que siempre está con nosotros y cuestionamos por qué que nos ha dejado solos, sin respuesta y sin solución? Simplemente nos quedamos ahí mirando el problema y se nos olvida todo.

Muchas veces somos tan ciegos y sordos como los discípulos. Jesús les hace Recordar el milagro que ellos mismos presenciaron anteriormente (17-20); y ahí está la clave! Debemos traer al presente las maravillas que el Señor ha obrado en nuestras vidas en otros tiempos y esto nos dará el aliento para seguir adelante, fortalecer nuestra confianza, nos ayuda a reanimar nuestra fe y a mantener la esperanza viva en medio de la adversidad.  

Los problemas de ayer son los problemas de hoy. En este pasaje bíblico observamos que a los discípulos les faltó el alimento por tercera vez, del mismo modo en la actualidad tendremos problemas tras problemas, pero no podemos olvidar recordar que si Jesucristo pudo obrar ayer puede hacerlo ahora porque no hay nada imposible para Dios.

 Oración.   Señor que en medio de la prueba pueda yo recordar las bendiciones, gracias y maravillas que has obrado en mí, ayúdame a confiar verdaderamente en ti cada día más.  Te lo pido en divino nombre de Jesucristo quien vive y reina por siempre, amén.

Reflexión
¿En mis momentos difíciles he recordado las bendiciones de Dios o me encierro en mis sentimientos y pensamientos negativos?

Practícalo
-          Se te olvidan sus bendiciones? Haz una lista de las veces en que el Señor ha obrado en tu vida.
-          Estudia e investiga los milagros del Señor a través de los tiempos en el AT y el NT

Versículos de apoyo
 1 Crónicas 16:12 “Recordad las maravillas que El ha hecho, sus prodigios y los juicios de su boca”
Salmos 77:5 He pensado en los días pasados, en los años antiguos”
Salmo 103:2 “Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios”
Salmos 143:5 Me acuerdo de los días antiguos, en todas tus obras medito, reflexiono en la obra de tus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?