Aquí, allá y acullá





"Pero se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado— cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad.” (Juan 4:23)

Un domingo estaba con un dolor de espalda horrible, no me podía ni sentar y a pesar del malestar decidí ir a misa con mi familia de todas formas.  En el momento de rezar el Padre Nuestro, el Sacerdote pide que todos los niños le acompañen en el altar, le dije a Moira que fuera y orara por mi sanación y que sorpresa cuando me respondió que no, que ella iba a pedirle a Dios desde su asiento, conmigo, porque Dios la iba a escuchar desde dondequiera y que ella quería acompañarme.

Con esto recordé la conversación de Cristo con la Samaritana.  Ella le decía que los judíos adoraban en Jerusalén pero los samaritanos en el monte Gerizim.... como quien dice #AquienLeCreo.  La respuesta de Jesús para ella y nosotros, fue esa cita bíblica, que nos enseña dos cosas. 

La primera, adorarle en espíritu, nos indica que la adoración a Dios no se limita a una ubicación geográfica, o sea  debe ser #AquiAllayAculla.  Y no me malinterpretes, el Templo es un excelente lugar para hacerlo, pero lo relevante es que le adoremos sinceramente en y con el corazón, con nuestra alma y nuestra mente.

La segunda, adorarle en verdad. Adorar es amar al extremo y si amamos a Dios debemos amar también al hermano (1 Juan 4:20) adorarle en verdad conlleva la acción de amar al prójimo acompañándolo y ayudándolo, tal como el lo hace con nosotros (1 Juan 4:8, Mateo 28:20, Isaías 41:13)

En fin, adorar es amar al extremo, con todo. Adorar a Dios En espíritu y en verdad es hacerlo en toda ocasión, lugar y con nuestros actos. 

Te cuento que durante ese momento de la Eucaristía me sentí confortada espiritual y físicamente al saberme acompañada y amada por un Dios ilimitado y por el cariño y apoyo de #mimuchachita tan compasiva y sabia … ¿Y dime tú, así quién no se sana?

#CreeyVeras #MisMadejas 





Comentarios

Entradas populares de este blog

El corazón de la ayuama sólo lo conoce el cuchillo

Mucho más que aprender a hacer una falda